Páginas vistas en total

sábado, 14 de abril de 2012

Estuche

Estos últimos días ha hecho frío. He empezado un curso de alemán cuatro horas al día. No hago mucho en el curso porque hay demasiada gente, si fuesen todos no habría espacio para sentarse. Afortunadamente creo que la academia apela a la buena suerte y la gente, es verdad, no va todos los días. Yo sí. Por primera vez o falto un día. Me gustaba faltar a mis clases de la universidad (soy lo peor), en realidad a las que sabía que no tenían importancia. Ha llegado un momento de mi vida en el que fijo mucho en las cosas que tienen importancia y las que no. No me gusta gastar mi tiempo con gente mezquina con la que no tengo química, con la que sé que no tengo ningún tipo de furuto. No sé si soy muy radical pero es que estoy convencida de que la vida es super corta asi vivas los 83 años que todo el mundo espera vivir.

Por eso...

1. Ser feliz con lo que se tiene.
2. Disfrutar y saborear los bocados que la vida te da (así sean pequeños).
3. Sentirte siempre suertudo por lo que tienes (Sean malas o buenas experiencias, por algo te pasan)
4. Abrazarte a ti mismo y decirte, aunque suene loco, "CUANTO TE QUIEROOOOO".

Da mucha fuerza.

Para terminar, ilustro con un pasatiempo que disfruto mucho: coser pequeñas cosas.

He aquí mi última humilde creación:





Que tengan un buen día

martes, 3 de abril de 2012

Servilletas

La cosa ha sido que he empezado un curso de alemán de 4 horas diarias y ni he podido pensar en otra cosa. Estoy muy contenta porque me cuidan al niño (Hay una guardería en la academia de idiomas) mientras hago el curso. La experiencia es nueva para mí.  Se dice que cuando te pasan cosas nuevas terminas por descubrir una parte de ti que no conocías antes. Yo he descubierto muchas cosas de mí misma al tener un hijo y al dejarlo por primera vez en la guardería, luego de 10 meses de apego completo. No pude evitar llorar, son cosas que siempre te dicen y tú o crees que te ocurran pero ocurren, iba en el ascensor de camino al curso con un nudo gigante en la garganta. Mi Nico es muy simpático y se pone a cantar (tiene un canto muy extraño que es algo así como auajoo, auajoo, ayayo) y mira a todo el mundo y se parte de risa.

Estoy haciendo algunas cosas que requerirán mucho tiempo de mi parte, aún no puedo mostrarlas, pero por lo pronto quiero hablar de mi afición por las servilletas. Aquí en Alemania hay como un boom de servilletas para decorar, las puedes conseguir en todos lados y de verdad que son unas bellezas y se pueden poner en todas partes, yo, particularmente le di este uso:



Pero se le puede dar más:



Estas son las que tengo ahora mismo, hay miles:

Aquí unas páginas interesantes para visitar con respecto a las servilletas: